Back to all Post

Seamos parte de la solución

No dejemos de probar tácticas, estrategias y optimizar nuestros procesos. 

En tiempos de turbulencia económica, el cliente se tranquiliza con una comunicación abierta y eficiente. 

Esto es algo que podemos manejar fácilmente.  Solo tenemos que ponernos el sombrero de «parte de la solución a la comunidad» y quitarnos el sombrero de «compre mi producto o servicio».

Abrir líneas de comunicación con prospectos y clientes (básicamente, todos en nuestras bases de datos) tiene sus beneficios. 

Nuestra empresa es estable y sólida, ese es el mensaje que debemos transmitir.

Un informe publicado por la firma Mercer encontró que 24% de las organizaciones del país ha efectuado despidos de trabajadores durante la contingencia sanitaria.

Esa realidad está en la mente de la comunidad, clientes y proveedores.

Para la empresa es fundamental desarrollar buena voluntad y afinidad con nuestros proveedores y clientes potenciales al ser genuinamente útil y atento en sus necesidades. 

Si no se convierten en nuestros clientes en este mismo momento, seguramente nos tendrán en cuenta para el futuro.

Constante y consistente contenido en nuestras redes sociales, una empresa con poco o no actividad en redes sociales hoy se puede interpretar como que esta se encuentra cerrada por cuarentena o incluso que cerró permanentemente. 

Al publicar diariamente o cada dos días, establecemos que estamos activos y listos para la comunidad. 

Demos un paso más para aliviar las preocupaciones de seguridad de nuestros clientes y proveedores, publicando fotos o videos que muestren nuestro personal siguiendo adecuadamente las pautas de bioseguridad (máscaras, guantes, etc.)

Optimicemos nuestras páginas web mediante la publicación de blogs y actualizaciones de boletines. 

El consumo de medios digitales ha aumentado un 220% con respecto al año pasado.  Esto significa que el mundo está consumiendo contenido tan rápido como podamos publicarlo.

Todo lo que podamos ofrecer a la comunidad, consolidará nuestra empresa en las mentes de los consumidores como una verdadera fuerza benevolente. 

De esa manera ganaremos la lealtad y el respeto de nuestros clientes.